Qué ofrece Fiar a sus asociados

Apretón de manos

La asociación nace para ser un movimiento que promocione la educación infantil temprana de calidad mediante la turorización de las familias, con una prueba a largo plazo semejante al Perry Preschool Project.

Gracias al reciente estudio realizado por James Heckman y su equipo ya se tiene demostración científica de que la correcta instrucción en edades tempranas fortalece a las familias cuando se las incluye en los procesos didácticos, al mismo tiempo que se rompe el ciclo de la pobreza entre generaciones y se consolida una seguridad económica duradera que garantiza la prosperidad futura de los niños y la sociedad en su conjunto.

El exhaustivo y profundo trabajo realizado por Heckman recoje de forma implícita todos los valiosos descubrimientos de los siglos XIX y XX sobre el papel de la instrucción en la riqueza de las naciones. Que las administraciones públicas nacionales sigan actuando como si estuviéramos en la época anterior a la Ley Moyano no supone ningún obstáculo para que las parejas con descendencia en la etapa Infantil tomen la iniciativa y trasladen esas mejoras a sus vidas particulares, precisamente con el objetivo de conseguir un bienestar económico que políticos profesionales cada vez más alejados de la realidad social no son capaces de conseguir para los ciudadanos.

Porque en Fiar nos asociamos las familias para facilitarnos estos importantes avances estructurales con independencia del concilio de intereses coyunturales de partidos políticos, sindicatos de profesores, cártel de editoriales, patronales privadas y conceratadas y demás actores tradicionales que se benefician del dinero público a cambio de ser correas de transmisión de las cambiantes directrices institucionales. Aunque no descartamos incorporar a nuestra noble tarea las propias administraciones, los equipos directivos de los centros, el profesorado y las AMPAs.

En Fiar nos asociamos las familias para tomar el control de la instrucción de nuestros hijos y alentar sus vidas hacia la mejor meta posible. Con ese fin nos organizamos en pequeñas comunidades para tutorizar la formación de los progenitores y sus hijos, aprovechando las nuevas herramientas de comunicación. También hacemos proselitismo dentro de los centros educativos, advirtiendo a las familias del desastre al que están siendo abocadas si siguen confiando en quien no tiene ningún interés por conducir la sociedad hacia la prosperidad.

En Fiar nos asociamos las familias para subir el nivel de conocimiento de nuestros hijos en matemáticas y lectoescritura. Dos materias que a pesar de ser troncales en las leyes educativas, precisamente por eso son las que terminan con peores programaciones. Es ese el caso cuando se estiran, retrasan o repiten de forma innecesaria contenidos en edades avanzadas o se imponen de forma genérica pedagogías de facilitación pensadas para estudiantes con problemas. Es una estrategia sutil y muy frecuente para programar una instrucción deficiente e imponer a toda la clase un nivel medio-bajo con la excusa aparentemente benévola de no dejar a nadie retrasado. En efecto, si nadie avanza nadie se queda detrás.

En Fiar nos asociamos las familias para promocionar la construcción de una cantera tecnológica basada en un 'stock matemático' que permita a nuestros hijos garantizar su empleabilidad en la Cuarta Revolución Industrial, ahora precisamente que tantos organismos internacionales están advirtiendo con insistencia sobre la progresiva destrucción de empleo no cualificado que lleva asociado el desarrollo tecnológico en curso.

Como se documenta ampliamente en la página web de la asociación, la economía necesita un salto cualitativo en la formación de los alumnos (especialmente en matemáticas). Pero en países como España no hay indicios de que los responsables del cambio adapten sus sistemas o simplemente los mejoren para seguir las directrices y recomendaciones internacionales. El caso español es paradigmático, excepto en la reducción del escandaloso fracaso escolar que la burbuja inmobiliaria había disparado (se lideraban las clasificaciones internacionales pero por la cola), reduciendo de paso las también escandalosas cifras de desempleo juvenil y 'NiNis'. Curiosamente, esto ha sido aprovechado por las administraciones en términos generales para hundir todavía más los contenidos y la profundidad de las asignaturas con la maravillosa excusa de la 'inclusividad'.

Con la intención de dar cumplimiento a estas finalidades se establecerán acuerdos con empresas para acceder al software de gestión necesario y se coordinarán charlas, reuniones y webinars. Al mismo tiempo que se mantienen relaciones de conveniencia con los gobiernos y se trabajan relaciones internacionales con otras familias, centros educativos, gobiernos, equipos tecnológicos, empresas, centros de investigación, entidades e instituciones.

Hay una gran disociaciación entre lo que pide la economía al sistema educativo y lo que el sistema educativo ofrece a la economía. Mientras los profesores y personal administrativo tienen puntualmente garantizadas sus retribuciones por la extracción fiscal que hacen los gobiernos, las familias tienen que estar complementando constantemente los contenidos curriculares porque no son suficientes a pesar de todas las horas invertidas en las aulas. Un niño puede estar estudiando inglés tres años en Infantil, seis en Primaria y cuatro en Secundaria para que después de esos 13 años sea incapaz de mantener una conversación telefónica con Londres para hacer una reserva de un hotel o encargar comida a domicilio. Y esto sucede a pesar de haber sido capaz de aprender la lengua materna durante los tres primeros años de vida. Luego no es problema del que aprende sino del que enseña. Y con este ejemplo se demuestra que el profesorado no entrega a cambio de su retribución una contrapartida proporcional a lo que recibe. Porque para el caso de España y considerando una clase promedio de 25 alumnos, las familias habrán invertido 650.000€ durante ese periodo de tiempo solo para la asignatura de inglés, sin tener ninguna garantía de que todos los alumnos de esa clase aprenderán la lengua extranjera para manejarse con soltura. Y esto se puede decir también para las matemáticas, la redacción, comprensión lectora y también el conocimiento de la historia y las ciencias naturales.

España tardó 150 años en conseguir la alfabetización universal propuesta en la Ley Moyano. Y el mismo Rey advierte en el Preámbulo de la Ley de Educación que se corre el riesgo de repetir lo mismo con la nueva sociedad de la información y hay que evitarlo. Para ello propone una contabilidad pública y transparente del valor añadido que cada profesor y centro entrega a cambio de su retribución o gasto anualizado. Este sistema no solo garantiza la meritocracia en el profesorado, sino muy especialmente la excelencia en los alumnos y la igualdad social de oportunidades. La opacidad absoluta de la calidad del sistema educativo español es uno de los principales escollos para mejorarlo. La asociación tiene como uno de los objetivos prioritarios exigir a las administraciones la apertura de toda la información a su disposición. Cuando algo no funciona y se esconde es señal evidente que hay intereses muy oscuros detrás presionando para que siga sin funcionar y sobre todo no se consiga mejorarlo nunca. En este aspecto Fiar tiene no solo la Ley a su favor, sino al propio Jefe del Estado.

La asociación tiene también como meta coordinar con sus recursos y herramientas el esfuerzo pedagógico de todos los padres y madres con sus hijos e hijas, de forma que cualquier familia pueda enriquecerse y expandir las experiencias relacionadas con la instrucción para mayor beneficio de la formación y madurez de los niños y niñas. Con esa finalidad se establecerán también acuerdos de colaboración con pedagogos expertos de prestigio y profesionales de la educación que aporten su conocimiento a este acervo que estamos construyendo entre todos. En esto consiste precisamente la 'instrucción pública' y no en lo que compran al estado las familias con sus impuestos y reciben a cambio sin poder conocer la calidad.

Mientras se están dedicando los mejores profesionales del mundo a entrenar robots y sistemas de Inteligencia Artificial, en países como España tenemos en educación un aluvión de ineptitud que solo se arrima a la formación para encontrar un salario digno. Siendo justa esta pretensión, se desempeña una función pública y por lo tanto tiene que existir una contrapartida valorada con objetividad y según parámetros internacionales. En caso de no servir un profesional público para la importante labor encomendada debe ser inmediatamente relevado por otra persona más competente. En la educación se juega el futuro del país, no el de los profesores. Porque la finalidad de la instrucción no es pagar nóminas sino preparar una sociedad de personas competentes con alto valor añadido.

La asociación podrá personarse en nombre de sus asociados y para la defensa de sus justos intereses en caso de conflicto con asociaciones de padres, profesores, sindicatos de profesores, cuadros directivos de los centros, patronales educativas, inspectores de educación, cargos administrativos y de gobierno de los organismos estatales, regionales o locales de educación, partidos políticos, negocios editoriales y otras asociaciones o grupos de interés y organismos nacionales e internacionales relacionados directa o indirectamente con la instrucción y los fines formativos. Con ese fin se dotará de un departamento jurídico y de expertos especializados.

Este texto se irá ampliando y mejorando en sucesivas revisiones.
Esta es la versión 2.0